la prueba definitiva, sin arruinar el teléfono

0
184

Los fabricantes suelen exagerar sobre las cualidades de los móviles.

Aunque uno haya comprado un celular que cree que es resistente al agua y al polvo, lo cierto los equipos ofrecen diferentes grados de exposición a estos elementos a pesar de que las especificaciones muestren el teléfono sumergido en una pileta.

En la publicidad, los fabricantes suelen exagerar sobre las cualidades de los móviles en cuanto a su resistencia. Sin embargo, los que están diseñados para soportar esas exposiciones tienen una certificación International Protection (IP).

Esta certificación permite calcular la protección que tienen los aparatos electrónicos al estar en contacto con sólidos y líquidos. La misma está compuesta por dos dígitos: el primero señala su resistencia al polvo y el segundo se refiere al agua en una escala del cero al ocho.

Los expertos recomiendan a quienes lleven su smartphone a la playa y quieran sacar fotos bajo el agua que revisen si el dispositivo cuenta con una certificación IP67 o IP68, para asegurarse de que repele el agua e incluso es sumergible.

Los modelos tope de gama ofrecen una resistencia total.


Los modelos tope de gama ofrecen una resistencia total.

Hay que tener en cuenta que estos índices son orientativos y no siempre infalibles. Por ejemplo, si en el agua hay mucha concentración de químicos como el cloro, o el agua salada del mar, podrían estropearlo.

Ante la duda, lo recomendable es obtener con una funda específica para proteger el teléfono móvil si lo sumerges en el agua habitualmente.

Para que no haya dudas

Algunos resisten el chorro directo de agua y otros son sumergibles.


Algunos resisten el chorro directo de agua y otros son sumergibles.

La certificación de resistencia al agua de un teléfono es un aspecto que puede verse comprometido por el paso del tiempo y el desgaste. Para comprobarlo, hay una aplicación llamada Water Resistance Tester que analiza el dispositivo para conocer si la protección se mantiene o no intacta.

El problema es que son muchos los orificios y hendiduras que deben permanecer sellados para que ningún líquido ingrese a la parte eléctrica. Desde cada puerto, los parlantes y micrófonos, bandejas de SIM y ranuras de memorias, cualquier brecha puede terminar cediendo.

Es así que este software utiliza los sensores internos del equipo para comprobar su estanqueidad. Gracias al barómetro interno sabremos si nuestros dispositivos son aptos o no para resistir al agua.

La aplicación, para móviles Android, creada por el desarrollador independiente Ray W, utiliza el barómetro, un sensor disponible en varios modelos de teléfonos, para detectar si el aislamiento del dispositivo sigue funcionando.

Water Resistance Tester, como se explica en la página, puede utilizarse para determinar si el dispositivo sigue estando sellado a través de dos de las certificaciones de resistencia al agua y el polvo más exigentes, IP67 y IP68.

No obstante, aunque el teléfono cuente con esta certificación de fábrica, el aislamiento puede resultar afectado por caídas y la degradación natural de un dispositivo con la edad, lo que puede comprometerle en caso de exponerse al agua.

Esta degradación se puede advertir a través de los móviles con barómetro, un sensor para medir la presión. La app no se puede usar ni instalar en dispositivos que no contengan este componente interno.

De acuerdo a las opiniones de los usuarios, la plataforma funciona bien, aunque en algunos casos puede fallar cuando no se quita el cobertor, algo que se detalla al ingresar al software. Es clave presionar bien los dedos y que la pantalla no tenga la cubierta plástica que puede alterar los resultados.

SL

Mirá también


Source link