jueves, febrero 29, 2024
InicioActualidad"Invierno de la inteligencia artificial", un fenómeno que empieza a preocupar en...
spot_img

“Invierno de la inteligencia artificial”, un fenómeno que empieza a preocupar en la industria tech: sus posibles efectos

En un panorama tecnológico saturado de expectativas y avances continuos en materia de inteligencia artificial, empezó a circular la preocupación sobre un fenómeno llamado “invierno de la IA” que podría presentar graves problemas para gigantes tecnológicos como Meta y Google.

La comunidad tecnológica actualmente es testigo de nuevos términos. El denominado AGI o Inteligencia Artificial General, que impulsa Mark Zuckerberg, es uno de los más ambiciosos de los últimos tiempos. También está la Superinteligencia Artificial (ASI), la más poderosa, y Artificial Narrow Intelligence (ANI), más flexible.

Sin embargo, ahora aparece otra definición bastante diferente y que lleva al punto contrario: el llamado invierno de la IA, en el que todo lo prometido se vea ralentizado debido a las limitaciones técnicas que existen en la actualidad.

Qué es el invierno de la inteligencia artificial

ChatGPT, uno de los grandes jugadores en materia de IA. (Foto: Shutterstock)ChatGPT, uno de los grandes jugadores en materia de IA. (Foto: Shutterstock)

Este fenómeno, caracterizado por desilusiones y disminución en el interés y la inversión en IA, plantea interrogantes sobre el futuro de las ambiciosas metas de las principales compañías a nivel mundial en el ámbito de la inteligencia artificial.

A lo largo de los años, el término estuvo asociado comúnmente con dos períodos anteriores en la historia de la inteligencia artificial: hubo varios Invierno de la IA, que transcurrieron entre breves periodos desde 1974 a 1990.

La IA es una de las tecnologías que más han sufrido estos periodos. En buena medida porque siempre es un plan demasiado ambicioso para su época. En los años 70, 80 y 90 existieron varios Inviernos de la IA, porque la tecnología que existía no era suficiente para desarrollar cuestiones relativas a las redes neuronales y a decenas de cuestiones más.

El problema es que este sería el mayor Invierno, ya que la IA se encuentra actualmente en el punto más álgido de sus inversiones y, por lo tanto, podría convertirse en un problema a la larga para todos.

Las empresas de todo el mundo llevan a cabo una inversión brutal para ponerse a la cabeza en lo que se refiere a desarrollo de IA. El gasto fue milmillonario y se calcula muy por encima de lo que cabría esperar. Algo que ocurre de manera similar con el gigantesco gasto energético para poner en funcionamiento para el público general este tipo de tecnologías.

Por este motivo, el hecho que se enfríe el aporte privado podría afectar de una manera estrepitosa los intereses de quienes invertieron su dinero y, sobre todo a las empresas que están poniendo en marcha este tipo de apuestas.

Google, Microsoft con OpenAI, Meta o X tienen detrás inversiones masivas que podrían causar que las empresas se desplomasen para siempre. Este golpe económico podría causar incluso su desaparición.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de empresas tecnológicas sufrieron una reestructuración para apostar por la IA, por lo que este gigantesco gasto en caso de que deje de entrar financiación podría ser fatal.

Cómo impacta en el usuario

Gemini, el nuevo nombre de Bard.Gemini, el nuevo nombre de Bard.

El golpe más evidente que encontraría aquel que utiliza esta tecnología es que las funcionalidades prometidas por las empresas no llegarían nunca y, por lo tanto, no se podría hacer un uso mucho más extensivo.

En tanto, las actualizaciones y mejoras podrían volverse menos frecuentes, limitando la capacidad de estas tecnologías para evolucionar y adaptarse a las necesidades cambiantes de los usuarios.

La seguridad y privacidad también podrían verse afectadas, ya que la inversión en investigaciones y desarrollos relacionados con la seguridad de la IA podría disminuir. Esto abriría la puerta a vulnerabilidades no detectadas y preocupaciones sobre la protección de datos personales, generando un ambiente de mayor cautela entre los usuarios en cuanto al uso de servicios alimentados por IA.

Además, la posible desconfianza del público en la IA, impulsada por la percepción de un Invierno de la IA, podría llevar a una mayor escrutinio de las prácticas éticas de las empresas tecnológicas.

Los usuarios podrían volverse más cautelosos al compartir datos y ser más exigentes en términos de transparencia y responsabilidad por parte de las empresas que desarrollan y aplican tecnologías de IA.

No obstante, el verdadero problema es que esto podría afectar a las principales empresas tecnológicas. Puede llevar incluso a dejar de utilizar la IA, pero que la cosa no se detenga ahí y que muchas empresas como Meta o Google caigan cuando antaño eran considerados gigantes con unos cimientos muy seguros. Esto podría llegar a implicar un grave problema económico en el sistema que impera actualmente.


Source link

RELATED ARTICLES
spot_img
spot_img

Most Popular

Aguachica

Indicativos

Ir al contenido