Mujeres deberían realizarse mamografías desde los 40 años, en lugar de los 50, para detectar cáncer de mama, dice recomendación

0
157

(CNN) — Todas las mujeres con un riesgo promedio de sufrir cáncer de seno deberían empezar a realizarse mamografías desde los 40 años para reducir el peligro de morir por esta enfermedad, plantea un nuevo borrador de recomendación del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos.

La propuesta es una actualización de la recomendación emitida en 2016, en la que el grupo de trabajo indicó que las mamografías bienales, que son radiografías de los senos, comiencen a los 50 años y que la decisión de que las mujeres se realicen mamografías a los 40 años “debe ser individual.”

Algunos grupos, como la Asociación Estadounidense Contra el Cáncer, ya recomiendan que las mujeres empiecen a hacerse mamografías a partir de los 40 años.

“Nuestra nueva recomendación es que las mujeres empiecen a someterse a pruebas de detección del cáncer de mama mediante mamografía a los 40 años y que lo hagan cada dos años hasta los 74”, declaró la vicepresidenta del USPSTF, la Dra. Wanda Nicholson, decana asociada y profesora de la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington.

El Grupo de Expertos Médicos Independientes (USPSTF, por sus siglas en inglés), cuyas recomendaciones ayudan a orientar las decisiones de los médicos e influyen en los planes de seguros, publicó el martes la propuesta de actualización de sus directrices sobre el examen del cáncer de mama. La recomendación no es definitiva, pero estará disponible en el sitio web del grupo de trabajo para que el público la comente hasta el 5 de junio, junto con un borrador de revisión de pruebas y un borrador de informe de modelos.

El proyecto de recomendación se dirige a todas las personas a las que se asignó sexo femenino al nacer, incluidas las mujeres cisgénero, los hombres trans y las personas no binarias, que tienen un riesgo medio de padecer cáncer de mama.

Nicholson señaló que las mujeres con mamas densas y las que tienen antecedentes familiares de cáncer suelen entrar en esta categoría, pero no las mujeres con antecedentes personales de cáncer de mama o antecedentes familiares de mutaciones genéticas, como las mutaciones en el gen BRCA, ya que se consideran de alto riesgo.

Las actualizaciones no se aplicarían a las mujeres con mayor riesgo de cáncer de mama, a las que ya se ha animado a someterse a mamografía a los 40 años o antes. Deben seguir con las prácticas de exámenes que les hayan recomendado sus médicos.

El cáncer de mama es el segundo cáncer más frecuente entre las mujeres de Estados Unidos, y las tasas de mortalidad son más elevadas entre las mujeres negras.

“La mamografía por sí sola no basta”

La actualización de la recomendación “salvará más vidas entre todas las mujeres”, afirmó Nicholson. “Y esto es especialmente importante para las mujeres negras, que tienen un 40% más de probabilidades de morir de cáncer de mama”.

El proyecto de recomendación llega unas semanas después de que un estudio publicado en la revista JAMA Network Open revelara que la tasa de mortalidad por cáncer de mama entre las mujeres de 40 años era de 27 por 100.000 personas-año en el caso de las mujeres negras, frente a 15 muertes por 100.000 en las mujeres blancas y 11 muertes por 100.000 en las mujeres indígenas estadounidenses, nativas de Alaska, hispanas y asiáticas o de las islas del Pacífico. Los investigadores sugirieron que las mujeres negras empezaran a someterse a mamografías a edades más tempranas, alrededor de los 42 años en lugar de los 50.

Los miembros del USPSTF piden que se investiguen más estas desigualdades raciales en el cáncer de mama, dijo Nicholson, y que todas las mujeres que obtengan resultados anormales en las mamografías reciban evaluaciones de seguimiento, pruebas adicionales, biopsias y tratamiento equitativos cuando sea necesario.
“La mamografía por sí sola no basta. Una vez que alguien se somete a un cribado con una mamografía anormal, deben darse los pasos posteriores en la atención -seguimiento oportuno, biopsias que estén indicadas- y las mujeres negras deben tener acceso a un tratamiento equitativo”, dijo.

“Pedimos que se investigue más en todos los sistemas sanitarios para averiguar por qué se producen estas desigualdades”, dijo, y añadió que el proyecto de recomendación también pide que se investigue más si las mujeres con mamas densas deben someterse a mamografías adicionales y entre “las mujeres de 75 años o más, si se debe examinar a esa población y cómo hacerlo.”

Casos en personas jóvenes

Para revisar y actualizar las orientaciones sobre el diagnóstico precoz del cáncer de mama, los miembros del grupo de trabajo analizaron los datos de miles de resúmenes de estudios y cientos de trabajos de investigación sobre programas de mamografías, casos de cáncer y defunciones en Estados Unidos.

Los expertos concluyeron que las mamografías cada dos años proporcionaba un beneficio moderado a las mujeres de 40 a 74 años, ya que las ventajas, como la detección precoz del cáncer, superan los posibles perjuicios, como el riesgo de un falso positivo que podría dar lugar a pruebas innecesarias y estrés emocional.

Las pruebas son “insuficientes” para determinar los riesgos y beneficios de la mamografía en mujeres de 75 años o más, determinó el grupo.

El grupo de trabajo también observó que la tasa de diagnósticos de cáncer de mama ha ido aumentando cada año entre las mujeres de edades más tempranas.

Los datos basados en la población “mostraron que la tasa de diagnósticos de cáncer de mama estaba aumentando en un 2% anual desde 2015. Así que más mujeres que nunca están siendo diagnosticadas a los 40 años”, dijo Nicholson.

Se estima que el 12,9% de las mujeres nacidas hoy en Estados Unidos desarrollarán cáncer de mama en algún momento de su vida, según el Instituto Nacional del Cáncer.

“Dentro de nuestra recomendación, pedimos más investigación para comprender mejor las causas y los mecanismos que pueden contribuir al desarrollo del cáncer de mama en todas las mujeres, y en particular entre las mujeres negras”, dijo. “Sabemos que las mujeres negras siguen teniendo tumores más agresivos”.

Un artículo publicado en octubre en la revista Nature sugiere que la incidencia de varios tipos de cáncer diagnosticados en adultos de 50 años o menos ha aumentado en muchas partes del mundo desde la década de 1990.

“El aumento de la incidencia de los cánceres de aparición precoz es probablemente atribuible en parte al aumento de la aceptación del screening y la detección precoz antes de los 50 años, en grados variables en determinados tipos de cáncer, especialmente los de mama, próstata y tiroides”, escriben los investigadores.

“Sin embargo, también se observa un aumento de la incidencia de cánceres de aparición precoz en varios órganos, como los cánceres colorrectal y de páncreas, que podría no explicarse totalmente por la detección mediante exámenes”, escribieron los investigadores. “Esta tendencia podría reflejar una mayor exposición a factores de riesgo en los primeros años de vida y/o en la edad adulta temprana”.

¿Mamografía anual o cada dos años?

El proyecto de recomendación parece ponerse al día con lo que otras organizaciones llevan tiempo recomendando.

Se ajusta más (aunque no del todo) a las recomendaciones de la Asociación Estadounidense contra el Cáncer de que las mujeres de 40 a 44 años tengan la opción de someterse a mamografías todos los años, las mujeres de 45 a 55 años se sometan a mamografías todos los años y las mujeres de 55 años o más puedan pasar a un programa de mamografías cada dos años.

“Hay algunas similitudes y algunas diferencias. Así, ahora, las nuevas recomendaciones del grupo de trabajo han cambiado de la mamografía a los 50 a los 40 años. Y nuestras recomendaciones actuales son que las mujeres deberían tener la oportunidad de empezar a hacerse mamografías anuales si lo desean a partir de los 40 años. La gran diferencia es que nosotros recomendamos un examen anual a esa edad, mientras que el grupo de trabajo recomienda un uno cada dos años”, dijo el Dr. William Dahut, director científico de la Asociación Estadounidense del Cáncer, que no participó en el proyecto de recomendación del USPSTF.

“Pero lo más importante es que, en mi opinión, muchas mujeres se sometían a pruebas de mamografía probablemente a partir de los 40 años, por lo que esto es coherente, en mi opinión, con la forma en que la mayoría de las mujeres y los médicos han estado considerando la mamografía”, dijo.

Tanto las recomendaciones del USPSTF como las de la Asociación Estadounidense del Cáncer se refieren a mujeres con un riesgo medio. Dahut señaló que las mujeres deberían hablar con sus médicos sobre si tienen un riesgo más elevado de cáncer de mama y qué prácticas de exploración serían mejores para ellas, incluidos factores como antecedentes familiares de cáncer de ovario o de mama o mamas densas, que tienen menos tejido graso y más tejido conjuntivo y se han asociado a un mayor riesgo de cáncer de mama.

“El cambio en las directrices del USPSTF para respaldar las mamografías de cribado en mujeres con un riesgo medio a partir de los 40 años está justificado, incorpora datos más modernos y del ‘mundo real’ a la ciencia que informa las directrices y, con suerte, incitará a los responsables de los pagos a ofrecer una mejor cobertura a las mujeres que deseen someterse a un chequeo de cáncer de mama”, afirmó en un comunicado enviado por correo electrónico la Dra. Laura Dominici, cirujana especializada en cáncer de mama del Centro Oncológico Dana-Farber/Brigham and Women’s Cancer Center. No participó en el proyecto de recomendación del USPSTF.

“Esto es particularmente importante en relación con las disparidades raciales en la mamografía, ya que las mujeres negras son más propensas a desarrollar cánceres agresivos a edades más tempranas, lo que contribuye a peores resultados”, dijo Dominici. “Me alegra ver que se reconocen las desigualdades en la mamografía, pero será necesario prestar más atención a esto en futuras directrices”.

Aun así, el nuevo proyecto de recomendación no cambiará la forma en que la Dra. Maxine Jochelson habla con sus pacientes sobre los riesgos del cáncer de mama y la importancia de la mamografía.

“Desgraciadamente, el hecho de que sigan recomendando un examen cada dos años en lugar de uno anual, y en particular en la población más joven, es muy decepcionante”, dijo Jochelson, jefa del servicio de diagnóstico por imagen del Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, que no participó en el borrador de la recomendación del USPSTF.

“Si se espera más tiempo, se van a pasar por alto cánceres más tempranos, y las mujeres más jóvenes y las negras suelen tener cánceres más agresivos”, dijo. “Seguiré diciéndoles que se hagan mamografías anuales”.


Source link