Reclama justicia por su hija, asesinada por pareja sentimental en Cesar – Otras Ciudades – Colombia

0
52

Sandra Ramírez lleva cinco años llorando la muerte de su hija Sandry Marcela Ramírez Mendoza, quien murió por asfixia mecánica, asociada a un trauma abdominal severo producido con un objeto contundente.

Así lo revelan los resultados de la necropsia que realizó a la víctima el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses.

“Esto nos hizo pensar que se trataba de un homicidio, no de un infarto como nos informó su marido inicialmente”, comenta Sandra Ramírez, madre de la joven.

(Además: De vendedor de empanadas en las calles a propietario de una exitosa franquicia)

Richard David Acuña Redondo 
está  prófugo de la justicia

Según estos resultados, la muerte de mi hija fue violenta, al parecer, se trataba de un feminicidio

De la muerte de Sandry Marcela, de 22 años de edad, de acuerdo al relato de su madre, sería responsable la pareja de la joven, Richard David Acuña Redondo, quien está prófugo de la justicia.

“Según estos resultados, la muerte de mi hija fue violenta, al parecer, se trataba de un feminicidio”, relata la madre.

El hecho se registró el 29 de enero de 2017, en Cuatro Vientos, zona rural de El Paso (centro del Cesar). La versión que tiene la familia es que esa noche la pareja departió en un establecimiento, luego se marchó a su residencia.

“Mi hija quedó tendida en la cama. Él dijo que, al llegar a la casa, mi hija sintió un dolor fuerte en el pecho y falleció de inmediato. Se nos hizo extraño porque ella jamás había presentado problemas de salud de esta naturaleza”, recalca la mujer.

(Vale la pena leer:  Ayudas para cuatro municipios de Bolívar tras emergencias por invierno)

Las sospechas de la familia recayeron sobre el marido de la joven, ya que éste abandonó el pueblo desde el día del sepelio de Sandy Marcela.

“Richard fue al sepelio y luego desapareció misteriosamente, no volvimos a saber nada de su paradero. Se nos hizo raro porque se veía muy sufrido y pedía que lo consoláramos. Luego entregaron los resultados donde dice que la muerte ocurrió por asfixia mecánica por estrangulamiento”, comenta Ramírez.

La necesidad de saber que ha pasado, llevó a la familia Ramírez Mendoza a emprender un largo proceso judicial para que las autoridades encuentren al presunto autor del asesinato de la joven, madre de dos niñas menores de edad.

“Estamos viviendo un viacrucis y queremos cicatrizar este dolor que nos consume.
Hemos ido a la policía varias veces porque nos dicen que ese hombre vive en una ciudad de la costa. Solicitamos a la Fiscalía avances de las investigaciones, pero hasta ahora nadie dice nada”, sostiene la familia.

Ludys Ovalle Jácome
Especial para El Tiempo
Valledupar


Source link