miércoles, julio 17, 2024
InicioActualidadVentaja comparativa -
spot_img

Ventaja comparativa –

    Amables lectores en sus informes sobre Ucrania, el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el BM (Banco Mundial) hablan a menudo de “ventaja comparativa”, ese será el núcleo central de la conversación con Pablo mi nieto.

    La “ventaja comparativa de costos” de Ucrania reside en la agricultura y en algunas manufacturas intensivas en mano de obra, Ucrania debería especializarse en ellas y desindustrializarse.

    Es la obra más famosa del economista británico, David Ricardo quien la explica con un ejemplo irónicamente inexacto: Portugal e Inglaterra, que venden vino y paño.

    Portugal es más productivo que Inglaterra en la producción de bienes agrícolas e industriales. Pero el libre comercio, argumenta Ricardo, seguirá beneficiando a ambos. De hecho, el libre comercio entre Inglaterra y Portugal había provocado la desindustrialización y el desempleo portugueses como consecuencia del aluvión de textiles británicos. Portugal pasó siglos exportando exclusivamente productos agrícolas a Inglaterra—el propio Ricardo pensaba que, sin importaciones agrícolas baratas, el capitalismo en Gran Bretaña se hundiría por la dificultad de alimentar a la creciente clase obrera.

    Es evidente que hay un elemento ideológico en el argumento de Ricardo. Algunos economistas han señalado que su análisis del comercio exterior abandona su análisis realista de la competencia capitalista dentro de una nación, en la que los fuertes—los que tienen mayor productividad laboral y menores costes unitarios—vencen a los débiles, y el precio de venta viene determinado por el coste de producción. En el comercio exterior, ambos países solo pueden salir ganando con el libre comercio. Se dice que el libre comercio es un juego en el que todos los competidores pueden, en el peor de los casos, ganar menos que los demás: no hay perdedores.

    Esto se debe a que Ricardo supone que en el comercio exterior (a diferencia del comercio interior), la cantidad de dinero de una nación determina el precio, junto con el coste de producción. La nación más productiva se vería supuestamente obligada a vender sus mercancías a un precio más alto debido a la inflación resultante del aumento de dinero que le proporcionaría su comercio exterior. Estos precios más altos para la nación más productiva darían ventaja a la nación menos productiva. De este modo, cada nación podría especializarse en su propia mercancía. La nación más débil se especializa en el producto en el que tiene una «ventaja comparativa», es decir, en el que tiene una diferencia de productividad comparativamente menor con respecto a la nación más fuerte.

    Una de las afirmaciones fundacionales de la teoría liberal del comercio proponía que los déficits y superávits comerciales eran fenómenos momentáneos, que el libre comercio tiende a la prosperidad mutua de todos los implicados. También implica que la intervención del Estado debe limitarse a las devaluaciones monetarias – el comercio internacional, según esta concepción, es benévolo para las naciones con menor productividad, y por lo tanto no hay necesidad de que el Estado modernice la producción.

   En realidad, nuestro mundo siempre ha sido un escenario de constantes déficits y superávits comerciales. Y las pruebas empíricas de que el comercio exterior provoca directamente fluctuaciones en los tipos de cambio, o de que estas fluctuaciones cambiarias crean igualdad entre naciones con poderes productivos desiguales, son, en el mejor de los casos, insuficientes.

   En palabras de un economista contemporáneo, las dificultades de esta teoría estándar han llegado a ser tan agudas que «los economistas neoclásicos han expresado una frustración cada vez mayor por su incapacidad para explicar los movimientos de los tipos de cambio… A pesar de que se trata de uno de los campos mejor investigados de la disciplina, ni un solo modelo o teoría ha dado buenos resultados. A escala internacional, como a escala nacional, el fuerte vence al débil.

   Hay un aspecto del argumento de Ricardo que se ajusta perfectamente a la lógica capitalista. Los capitalistas buscan gastar el menor dinero posible, a cambio de la mayor ganancia de dinero posible. ¿Por qué hacer inversiones costosas en un sector en el que probablemente te seguirán ganando los competidores extranjeros? Es mejor ir a lo seguro y especializarse en lo que tu nación ya te ha dado. ¿Por qué invertir en el moribundo sector del automóvil, si se pueden importar coches más baratos producidos en un país altamente productivo como Alemania? ¿Por qué preocuparse por la industria, cuando tu propio país tiene un suelo en el que pueden crecer lucrativos cultivos comerciales con inversiones mínimas? El hecho de que esta especialización pueda dejar sin empleo a gran parte de la población de tu país es irrelevante. Los capitalistas son productores individuales que intentan ser competitivos en todos los sectores posibles.


Source link

RELATED ARTICLES
spot_img
spot_img

Most Popular

Aguachica

Indicativos

Ir al contenido