Un gobierno de corte sindicalista –

0
37

Por: Fabio Alonso Vergel Serna – Economista

     Amables lectores la conversación con Pablo mi nieto tiene como finalidad explicarles cuales son los objetivos del gobierno del cambio. Sin embargo, la ultraderecha y derecha buscan frenarlo con la estrategia de los escándalos.

     Petro se ha dedicado a ejecutar las reformas sociales que planteó en campaña, salud, pensional y laboral en favor de los trabajadores que históricamente nunca realizó el liberalismo. Se propone desarrollar el capitalismo, hacerlo más productivo y dinámico, al tiempo que sea más humano y responsable con los derechos de los trabajadores y el ambiente.    Se podría decir que el propósito social es garantizar que se cumplan los derechos establecidos en la constitución, muchos de los cuales se quedan escritos. Se trata, por así decirlo, de un gobierno de corte sindicalista, que no se propone eliminar la relación salarial (es decir, abolir el capitalismo) sino lograr que los trabajadores asalariados vendan mejor su fuerza de trabajo, al tiempo que por la vía del gasto social se garanticen ingresos indirectos (monetarios y en especie) tanto a los trabajadores asalariados, como a los trabajadores por cuenta propia, especialmente los de menores ingresos. En el pacto histórico no se propone para nada un modelo comunista, socialista, bolchevique y proletario. La lucha ideológica es netamente favorable al capitalismo.

    En las facultades de economía desde hace décadas el marxismo fue expulsado de las aulas, y persisten algunos profesores e investigadores, contados con los dedos de la mano, que dictan algunas cátedras relacionadas con la teoría marxista. Muchos de dichos investigadores terminaron vinculados a altos cargos como el Banco de la República o en Gremios Financieros, renunciando por completo a sus pecados marxistas de juventud. Podría decirse que el analfabetismo teórico sobre el modo de producción capitalista es enorme entre la clase trabajadora en Colombia.

    Los capitalistas y sus voceros -los partidos políticos, los políticos, las diversas fundaciones empresariales y sociales, las universidades, los intelectuales, los medios de comunicación, los periodistas han hecho todo lo posible por ignorar o combatir las ideas marxistas y socialistas. A pesar de la debilidad de las organizaciones vinculadas al marxismo y a la poca adopción por el proletariado de esta filosofía, mantienen siempre su preocupación por el comunismo: el fantasma nunca desaparece. Hacen todo lo posible por impedir la propagación de estas ideas y además amplían su noción de socialismo y comunismo a todo acto o política orientada a mejorar las condiciones de vida de los trabajadores en el marco de la sociedad capitalista.

     Resulta interesante que, en esta cruzada anticomunista, son los defensores del capitalismo quienes mantienen por lo menos en el discurso la presencia de Marx, del socialismo y del comunismo. Hablan más del comunismo en Colombia los representantes del partido centro democrático, de extrema derecha, que el partido comunista y comunes.

     Son muy pocas las publicaciones de izquierda que manifiesten explícitamente una cercanía con el marxismo en Colombia. (Revista taller del partido comunista, semanario voz, también del partido comunista, revista izquierda, la rosa roja), las cuales tienen una difusión muy precaria. Cercanas al progresismo podrían mencionarse cuarto de hora, de la Colombia humana, y revista sur. No hay emisoras de radio, canales de televisión o programación en redes que divulguen las ideas marxistas.

    Actualmente la gran masa de trabajadores y sus organizaciones no se plantean la supresión del capitalismo. Sus luchas consisten en la consecución de mejoras dentro del capitalismo. Los millones de trabajadores por cuenta propia cuentan aún con menos organización y formación política; en buena medida asumen la postura de la lucha individual en el mercado, la búsqueda de oportunidades económicas mediante empresas personales o pequeñas.

     La competencia entre los propios trabajadores es feroz y se traduce en fenómenos preocupantes de discriminación. Los esfuerzos se centran en ascender en la escala jerárquica y alejarse de las capas más pobres. La educación se concibe como una herramienta principal en este sentido.

    Políticamente terminan apoyando a partidos de derecha que objetivamente van en contra de sus propios intereses. Ante situaciones de crisis o de agravamiento de sus condiciones económicas incluso se acercan a la extrema derecha.

PD. Petro visitará el Catatumbo y Luis Eduardo Vergel, propone 4 ejes a tratar:

1.Avance de la universidad del Catatumbo en el Tarra.

2.Que Ocaña y no Cúcuta sea la sede de la ART (Agencia de Renovación del Territorio) que tiene a su cargo los municipios PDET (Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial).

3.Recursos necesarios para continuar y actualizar el PMAA (Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado) de Ocaña, en lo que tiene que ver con los 6 cruces del rio Tajo o Tejo (Barrios Primero de Mayo hasta la Gloria). Tubería desde el barrio la Gloria hasta el sector rural y la PTAR planta de tratamiento de aguas residuales para que los campesinos no consuman y cultiven con aguas contaminadas.

4.La urgente PTAR en Abrego para que la totalidad de las aguas residuales lleguen tratadas al río algodonal y los ocañeros consumamos menos agua contaminada.

5.Pablo agrega, en que avances se encuentran los estudios de viabilidad del Tren del Catatumbo.


Source link