SE ACABÓ EL RECREO –

0
32

LA LECTURA EN LA CONTEMPORANEIDAD

Por invitación de la Dra. Yasmín Hernández Álvarez, directora del programa de Administración de Empresas de la Universidad Popular del Cesar, estuvimos conversando al lado de Rodolfo Rincón, Esperanza Ramos y Jhonatan Balaguera, escritores morrocos, ante una audiencia maravillosa de estudiantes de todas las carreras de la universidad sobre la situación de la lectura en la contemporaneidad. En mi disertación tuve la ocasión de precisar que todos los presentes somos contemporáneos, tanto los muchachos estudiantes universitarios como nosotros los del conversatorio. Los muchachos son contemporáneos jóvenes y nosotros contemporáneos con más edad. Pero todos somos contemporáneos.

Y lo somos porque la edad contemporánea inició en 1789 con la Revolución francesa y continúa hasta nuestros días. Estamos en la era del sistema capitalista que derrocó al sistema de producción feudal y lo estaremos hasta que la humanidad no cambie el capitalismo por un nuevo sistema de producción, ya insinuado como el socialismo.

Esta precisión conceptual fue necesaria por cuanto hay preocupación de que nuestros contemporáneos jóvenes no leen y quería señalar que no estaba de acuerdo con esa apreciación, precisión que además era desvirtuada por los diferentes estudios de lectura hechos en estos últimos años.

En contraste de lo que se cree, en Colombia los niños y los jóvenes están dando ejemplo a los adultos a la hora de leer según encuesta DANE de 2020 (https://www.eltiempo.com/vida/educacion/habitos-de-lectura-de-los-ninos-en-colombia-150516). No importa que lo hagan en tablets, el computador o el celular, lo cierto es que la tendencia de consumo de literatura está en ascenso.

El DANE encuentra en la encuesta sobre consumo de lectura que los niños de entre 5 y 11 años leen, en promedio, 3,2 libros al año mientras los adultos escasamente leen 1.9.

Mostré que quienes acusan a los jóvenes de no leer leen menos que ellos.

No obstante, a pesar de que los jóvenes y en general, los colombianos leen más que hace 10 años, la cantidad de libros leídos por año es muy inferior, (1.9) a la de otros países. En EEUU leen 12, en Canadá 17, en Portugal 8,5, en Francia 17, en Perú 3.3, en Chile 5.3, en España 9.5 y en Corea, 11. Incluso, los venezolanos están leyendo más que los colombianos con 2 libros anuales (www.lectupedia.com/es/cantidad-de-libros-leidos-por-pais).

¿A qué se debe esta situación? Definitivamente, al atraso del sistema productivo colombiano que no ha entrado plenamente a la edad moderna del capitalismo; aún pervive en Colombia el medio de producción medieval que fue derrotado con la Revolución Industrial de Inglaterra (mitad del siglo XVIII) y la política de EEUU y Francia en 1789.

Un sistema de producción atrasado genera pensamientos atrasados que en el caso de la lectura se refleja en pereza lectora.

PRIMER RECREO: Debate candente sobre el modelo de atención a la salud de los profesores y sus beneficiarios. La mayoría del Comité Ejecutivo de Fecode se plegó a los caprichos del presidente y adoptaron un nuevo modelo que aún no se conoce cómo va a funcionar. Acabamos de salir de Asamblea General de maestros de Aguachica y esa es la conclusión: todo es incertidumbre.

SEGUNDO RECREO: No había terminado el Senado de aprobar la Reforma al sistema de Pensiones cuando el Partido Liberal, que la votó positivamente, se sintió traicionado por el presidente Petro quien advirtió que lo acordado con ellos lo cambiaría en la Cámara.


Source link