cuáles son los proyectos que están ganando la carrera de la robótica

0
154

La nueva joya de la corona tecnológica son las startups que se especializan en androides de comportamiento inteligente. El olimpo está reservado para quien desarrolle el primer robot generativo que, a su vez, replique la complejidad de la contextura humana y su funcionamiento.

Los aspirantes deberán sintetizar partes iguales de hardware y software en el envase de un humanoide. La condición será que pueda obedecer instrucciones y mantener conversaciones sensatas, a través de los modelos de aprendizaje automático profundo.

Detrás de este concepto despunta una de las quimeras de la ciencia ficción clásica: disponer de un asistente mecánico apto para las tareas del hogar, la oficina o la fábrica.

“Para cumplir el sueño de los robots humanoides todavía falta tiempo, salvo Roombas o Peppers en aeropuertos. El problema es que todavía son costosos, complicados de mantener y faltan medidas de seguridad”, advierte Marcela Riccillo, doctora en ciencias de la computación, experta en IA y robótica.

Nueva generación robótica

Los nuevos robot generativos con rasgos humanos.Los nuevos robot generativos con rasgos humanos.

Estos modelos inteligentes descienden de aquellas máquinas que se desplazaban con torpeza y lentitud. El punto de evolución llegó con la visión robótica y los adelantos que propició la inteligencia artificial (IA) generativa.

La visión por computadora no sólo facilitó la navegación por entornos complejos, sino que permitió subir escaleras, esquivar obstáculos con destreza, diferenciar rostros y tomar decisiones en tiempo real.

A su vez, la batería de mayor densidad energética le aportó el movimiento de extremidades con la rapidez suficiente para mantener el equilibrio de forma dinámica y evitar tropiezos.

Los analistas de Goldman Sachs prevén que el mercado de robots humanoides alcanzará los 38.000 millones de dólares en 2035 y para 2030, se comercialicen más de 250.000 unidades.

En el reverso de este vidrio oscuro, se acodan muchos de los gurúes de la industria tecno como Elon Musk, Reid Hoffman, Bill Gates y Eric Schmidt. Junto con algunas firmas líderes como Microsoft, NVidia, Samsung, Intel y Amazon.

“Incorporar chatbots en humanoides no es nuevo. En Argentina, IBM adaptó Watson a un NAO para mejorar el habla. Lo que podría verse como novedoso, es un revival de la Robótica Humanoide (que tuvo su auge de 2012 a 2016) con la ventaja de sumar ChatGPT en su estructura”, explica Riccillo.

Las cuatro firmas que hoy están a la vanguardia son: Figure, 1X Technologies, Tesla y Sanctuary AI. Quienes son los magnates que las respaldan.

Figura One

Figure AI, logró captar la atención de muchos inversores al recibir 675 millones de dólares en financiación, provenientes de figuras e instituciones renombradas, como Jeff Bezos.

Al frente de esta iniciativa está el multimillonario Brett Adcock, cuyo objetivo es crear, en tiempo récord, “el primer robot humanoide de propósito general comercialmente viable del mundo”.

El equipo, integrado por 60 expertos en robótica reclutados de Boston Dynamics, Tesla, Google DeepMind y Archer Aviation, mostró el mes pasado a Figura One, un robot diseñado para ejecutar tareas con una precisión comparable a la humana.

Y si bien los aspectos técnicos son escasos, en el adelanto, se lo ve a Figura One en talleres, almacenes y puntos de venta minorista, manejando herramientas y cumpliendo tareas domésticas, como preparar café.

Esta semana, OpenAI firmó un acuerdo de colaboración para dotar a Figura de “modelos de IA de próxima generación para este robot pueden ayudar en la vida cotidiana”.

Este respaldo permitió a Figure AI cerrar su primer acuerdo comercial con BMW Manufacturing, marcando su introducción en la cadena de producción de vehículos de lujo.

NEO

1X Technologies es una compañía noruega que, en el último año, recibió más de 125 millones de dólares del conglomerado japonés SoftBank y OpenAI, para darle forma a NEO.

Este proyecto es entrenado en habilidades prácticas gracias a una técnica de aprendizaje incorporado. Así, en lugar de programar robots con algoritmos los instruye mediante simulaciones virtuales basadas en entornos cotidianos.

A principios de marzo, se dio un adelanto de cómo se comporta NEO en sociedad y se brindaron algunos de sus parámetros. Mide 1,67 metros, pesa 30 kilogramos y puede transportar objetos de hasta 20 kilogramos.

Su rasgo distintivo es que tiene un cuerpo blando, sin puntos de pinzamiento ni bordes afilados. La intención es que su estructura acolchada, no represente una amenaza para su propietario.

Posee una autonomía de hasta 4 horas y permite al androide correr hasta 12 kilómetros por hora. Cuando detecta que la energía es baja, en forma automática, encuentra el camino hasta la estación de carga.

Phoenix

En 2024, la firma canadiense Sanctuary AI presentó a Phoenix, un robot humanoide equipado con un sistema de accionamiento hidráulico. Esta tecnología le confiere la capacidad de manipular objetos con una precisión, velocidad y una fuerza única.

Esta habilidad manual se inspiró en cómo los bebés aprenden e interactúan con su entorno. Como resultado, Phoenix es capaz de replicar 31 de los 33 tipos diferentes de agarres y torsiones de las manos.

Es impulsado por IA Carbon, una plataforma de software que utiliza una sofisticada IA para que la máquina piense y actúe como un auténtico operario fabril.

Este software de control reproduce subsistemas del cerebro humano como la memoria, la vista, el oído y el tacto. Con sólo observar a un artesano, Phoenix puede imitar cualquier movimiento, por complejo que resulte.

La altura del robot es de 1,70 cm, pesa unos 70 kilos y se puede desplazar a una velocidad de 5 kilómetros por hora. Puede levantar hasta un peso de 25 kilos.

Optimus Gen 2

Esta segunda versión, fue anunciada por el propio Elon Musk y señaló que fue perfilado para asemejarse a un ser humano. Esto se nota en su estatura como en la movilidad, gracias a las mejoras implementadas en sus manos, pies, cuello y estructura corporal.

Este autómata de Tesla es capaz de caminar un 30% más rápido y su peso se redujo a un total de 10 kilos, para mejorar el equilibrio general a la hora de moverse.

Entre lo más destacado de Optimus Gen 2 se encuentran las manos que pueden manipular objetos frágiles como un huevo, a través de sensores de tacto en todos los dedos que miden la presión de los elementos.

Su ‘cerebro’ consiste en una placa central embebida con IA y un sistema de navegación similar al que Tesla incorpora para sus vehículos autónomos.

En su integridad, el robot ganó más control sobre su cuerpo y su equilibrio, lo cual facilita el transporte de cargas pesadas, algo que también le sirvió para mantener la estabilidad cuando avanza por superficies irregulares.


Source link