lunes, abril 22, 2024
InicioAguachicaCarta publica al Alcalde de Aguachica de Familiares de Victimas de Falsos...
spot_img

Carta publica al Alcalde de Aguachica de Familiares de Victimas de Falsos positivos del Sur de Bolivar y Sur del Cesar


CARTA PÚBLICA AL SEÑOR ALCALDE DE AGUACHICA, ALFREDO VEGA. Julio 22 de 2013
No hay palabras para definir el dolor por nuestros desaparecidos, el cual se multiplica cada vez más. Este 20 de Julio de 2013 nos unió una misma voz, un mismo dolor, que proclama por la memoria de quienes hemos perdido, una voz que grita ¡HATA AQUÍ¡, ¡NO MÁS IMPUNIDAD¡, a diario están acabando no solo con unos cuantos jóvenes, sino con una generación completa, están destruyendo hogares, sembrando dolor.
Este 20 de Julio, todo un pueblo marchó junto a las fuerzas militares y policiales, es decir, respaldamos una guerra llena de injusticias, estos no son los mismos de hace 203 años, celebramos una libertad que se aleja cada vez más de nosotros; no somos capaces de asumir el ser esclavos, le tememos a la libertad.
Estas familias que marchamos hoy en nombre de todas las víctimas, sufrimos todos los días por los nefastos recuerdos de esta guerra que nos ha arrebatado de los brazos a nuestros seres queridos, convirtiéndonos así en víctimas directas. Si no hacemos por lo menos un día de memoria, olvidaremos lo macabro y volverá a suceder. Pero en medio de este dolor, se suma la persecución de la fuerza pública y sus señalamientos, no les bastó con tratar a nuestros muertos de guerrilleros y ahora nos tratan como terroristas. Nos matan y nos siguen señalando, ¡qué vergüenza!
Vimos a un alcalde que bendijo a sus fuerzas armadas, pero nunca mencionó al pueblo y mucho menos a nosotros y a nuestras víctimas. Dieron reconocimiento por los resultados “positivos” en la erradicación de expendios y promoción de drogas ilícitas, pero la verdad es que este resultado nos deja un triste saldo de muertes, no le escuchamos lamentar estos actos violentos.
Desde que entregamos el comunicado de prensa, en el que se anunciaba nuestra participación en la marcha, fue asumido como un panfleto de amenaza por algunos funcionarios de la alcaldía. Qué es lo que les incomoda, ¿será que le temen a la verdad?
Vimos muchos uniformes y armas, pero pocos valientes; desnudos son cobardes, en sus mentes está la muerte, son niños que juegan a ser soldados, niños peligrosos no con armas de juguete, sino de fuego, y con el total respaldo de sus mayores.
Señor alcalde de Aguachica, si a usted no le duele las muertes de nuestros hijos, a nosotros si nos duele, la de ellos y también las de muchos inocentes, nos duele los militares y policías que mueren a diario. Todo aquel que cae en un combate es un hijo menos, es un resultado más del fracaso de una guerra injusta, donde los de arriba ponen las armas y los de abajo los muertos. Ninguna muerte se justifica, somos un país que tolera las bajas, ¿creen que con esto el país está cada día mejor?, ¿cuántos años llevamos en esto?, ¿cuántos más faltan?
Señor alcalde, no fue muy buen gesto por parte del jefe de su seguridad el habernos quitado la participación al final del evento, arrebatándonos el micrófono y dándonos veinte minutos para desalojar la plaza principal. Es decir, pareciera que nos temieran, a qué será. Hay que temerle a la miseria que se viene con los días, ¿o es que usted no es un alcalde de principios? Acuérdese que las obras no son solo materiales, esas se acaban. Obre con su corazón, y mire para abajo que aquí estamos todos quienes lo hemos elegido, no nos haga sentirnos avergonzados por esta elección popular, sea digno de ello. Porque el poder se pierde, la plata se esfuma y la vida se apaga, (es de aclarar que este párrafo no es una amenaza). Al habernos ignorado totalmente y salir corriendo antes de empezar los actos en memoria de nuestras víctimas, has demostrado ser un fracaso señor alcalde, es decir, un alcalde más del montón, usted nos decepciona, no hizo más que un acto protocolario cobarde; pero lo invitamos a que reflexione y nos sentemos a hablar, porque errar suele ser de humanos, y si cree que no hizo mal alguno, pues entonces lo felicitamos por su “perfección”, así como esta carta es pública al igual que su indiferencia hacia nosotros, esperamos una respuesta también pública. Que Dios lo bendiga a usted y a toda su familia.
Atentamente: Una Madre, un Padre, un Hijo, un Esposo, una Esposa, y un Amigo de muchos que hemos perdido.

Familiares de Victimas del Sur de Bolivar y Sur del Cesar
RELATED ARTICLES
spot_img
spot_img

Most Popular

Aguachica

Indicativos

Ir al contenido