Un día como hoy 11 de septiembre

http://joanpa.com/news/2017/09/un-dia-como-hoy-11-de-septiembre

Un día como hoy 11 de septiembre Acontecimientos, Nacimientos, Fallecimientos, Celebraciones, Santoral católico, Efemérides

El 11 de septiembre es el 254º (ducentésimo quincuagésimo cuarto) día del año en el calendario gregoriano.

Acontecimientos

1226: comienza la práctica católica de la Adoración perpetua.

1609: Henry Hudson es el primer europeo que llega a la isla de Manhattan.

1853: el telégrafo eléctrico se utiliza por primera vez.

1893: tiene lugar la primera conferencia del Parlamento Mundial de las Religiones.

1906: Mahatma Gandhi inicia su Movimiento de No Violencia.

1929: primer vuelo del autogiro (antecedente del helicóptero) cruzando el Canal de la Mancha.

1940: George Stibitz, hace la primera operación remota desde un teléfono hacia una computadora.

1941: en EE. UU. empiezan las excavaciones para la construcción del Pentágono.

1973: un golpe de estado en Chile, dirigido por el general en jefe del ejército Augusto Pinochet, derroca al gobierno socialista del presidente Salvador Allende y da inicio a un gobierno de dictadura militar que duraría diecisiete años.

2001: en EE. UU., suceden atentados en las Torres Gemelas (en Nueva York), al Pentágono (en Washington) y a un avión (en Shanksville, Pensilvania). Casi 3000 personas fallecen, y el grupo Al Qaeda (encabezado por el asesinado Osama bin Laden), es señalado como el presunto autor de dichos ataques. Desde entonces este día se conoce como 11 S (en los países de habla inglesa 9/11).

Fallecimientos

1808: José Celestino Mutis, astrónomo, matemático y botánico español.

1973: Salvador Allende, presidente chileno.

 

Celebraciones

Latinoamérica: Día Panamericano del Maestro. La Conferencia Interamericana de Educación, integrada por educadores de toda América, se reunió en 1943, a 55 años del fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento y estableció el 11 de septiembre como Día del Maestro en todo el continente americano.

Venezuela: Nuestra Señora de Coromoto, patrona de Venezuela

 

Santoral católico

El Señor de los Milagros de Buga.

Antigua tradición narrada por el Franciscano Fray Francisco G. Rodríguez, en la novena que publicó en 1819.

“Allá por el año 1580 Buga era un pequeño caserío, en Ecuador. El río de Buga corría en aquel entonces por el sitio donde ahora está el templo del Señor de los Milagros. Al lado izquierdo del río había un ranchito de paja donde vivía una india anciana cuyo oficio era lavar ropa. Esta mujer era muy piadosa y estaba ahorrando y reuniendo dinero para comprarse un Santo Cristo y poder rezarle todos los días. Reunió 70 reales que era lo que necesitaba para comprarlo y traerlo desde Quito”.

Precisamente el día en que la piadosa lavandera iba a llevar su dinero al señor Cura párroco para que le consiguiera la imagen, pasó por allí llorando un honrado padre de familia a quién iban a echar a la cárcel porque debía 70 reales y no tenía con qué pagarlos. La buena mujer se conmovió por esta tristeza de su vecino e inspirada por un pensamiento caritativo se propuso dejar para más tarde el conseguir su crucifijo, y le dio al pobre necesitado los 70 reales que tenía ahorrados. Aquel hombre lleno de alegría y de agradecimiento le deseó que Dios la bendijera y le ayudara mucho.

Unos días después, la anciana estaba lavando ropa en el río, cuando una ola colocó delante de ella un pequeño crucifijo de madera, que resultó para ella una joya más valiosa que todo el oro y la plata y las esmeraldas que le pudieran ofrecer. El crucifijo hallado de esta manera no podía haber pertenecido por allí cerca a ninguna otra persona, pues hacia arriba, a las orillas del río no vivía nadie. La feliz lavandera, llena de gozo y perfectamente tranquila en su conciencia, respecto a su posesión, se dirigió a su choza e improvisó allí un altarcito, sobre el cual colocó el santo Cristo que le había llegado de manera tan misteriosa, guardándolo cuidadosamente en una cajita de madera.

Una noche la anciana oyó golpecitos en el sitio donde guardaba la imagen y averiguando lo que pasaba se llevó una gran sorpresa al darse cuenta que el Santo Cristo y la cajita habían crecido notablemente, pero se imaginó que eso sería ilusión de sus ojos ya muy debilitados por la edad.

Y resultó que la sagrada imagen se fue deformando porque los devotos le quitaban pedacitos de madera para llevarlos como reliquia y porque todos la tocaban con sus manos sudorosas, y se fue poniendo tan fea que ya a los muy amigos del arte, más que devoción les causaba repulsión. Entonces un visitador especial llegado de Popayán mandó que la dicha imagen fuera quemada y destruida por el fuego. Los devotos se estremecieron de sentimiento al conocer esta orden, pero era necesario obedecer.

En 1907 tuvo lugar la construcción y consagración de un nuevo templo construido con las donaciones de sus devotos agradecidos y se hizo una solemnísima traslación de la milagrosa imagen hacia su nuevo altar.

Que paso un día como hoy

 

Reparación de lavadoras en Bucaramanga