http://joanpa.com/news/2017/09/5-consejos-escoger-alimentos-calidad-supermercado

5 consejos para escoger alimentos de calidad en el supermercado

¿Cómo saber si un producto es nutritivo y saludable? Experto entrega recomendaciones para escoger los alimentos adecuados.

Al entrar a cualquier supermercado, podemos ver opciones ilimitadas de un mismo producto. Pensemos por un momento en el agua. La elección va desde el tipo de envase, que puede ser en bolsa o en botella de vidrio o plástico, pasando por si es con gas, sin gas, saborizada, entre otras cosas. Y esto es solo con un producto tan sencillo como el agua. Ahora imaginemos las interminables opciones para escoger cereales, salchichas, pan, entre otros.

 

Al final del día lo que todos queremos no es solo un producto para satisfacer una necesidad, sino contar con un artículo con ingredientes de buena calidad, hecho por una empresa confiable y con altos estándares de salubridad y sanidad, para poder estar seguros de que son alimentos seguros y deliciosos.

 

Pero, ¿qué debemos tener en cuenta para escoger productos de calidad en el supermercado? Gabriel Gómez Morales, Director Médico Regional del área de Nutrición en Abbott, entrega algunos consejos para saber cómo elegir los alimentos adecuados.

  1. Leer las etiquetas de información nutricional

Lo primero que se debe hacer es familiarizarse con los tipos de alimentos que se desean consumir y limitar. “Para llevar una alimentación saludable, es necesario mantener un equilibrio entre lo que el cuerpo necesita y lo que se ingiere”, recomienda el Dr. Gómez.

Normalmente, lo que se busca es limitar los excesos de calorías, grasas, sodio y azúcar, y estimular la ingesta de proteína, fibra, vitaminas y minerales. Para esto es clave tener en cuenta la información nutricional dispuesta en las etiquetas.

Aunque el tipo de dieta que una persona debe llevar varía de acuerdo con sus objetivos y necesidades, según explica el Dr. Gómez, la mayoría de adultos no consumen las cantidades suficientes de proteína, en especial los adultos mayores, que experimentan cambios en su apetito.

Revisar los porcentajes del valor diario recomendado de proteínas y otros nutrientes declarados en las etiquetas, puede guiar a las personas hacía productos de calidad. Cuando el porcentaje de concentración de un nutriente es superior al 10%, es una buena fuente de este; si es mayor del 20%, significa que el producto es excelente fuente del mismo. Con la información nutricional el consumidor puede hacer elecciones informadas de acuerdo a sus necesidades.

2.Revisar sellos de calidad y evidencia científica

Aunque hay productos que pueden ser irresistibles, es importante detenerse a revisar qué nutrientes son los que el cuerpo necesita y asegurarse de que el producto los ofrece. De igual forma, es importante asegurarse de que la empresa que fabrica el producto, está calificada para hacerlo y cuenta con las aprobaciones de las autoridades competentes.

Adicionalmente, identificar evidencia científica que avale la calidad del producto y sus beneficios nutricionales, es una señal de que se trata de un producto que vale la pena obtener, puntualiza el Dr. Gómez. Este ejercicio permitirá tomar decisiones informadas y, cuando se compare entre artículos, facilitará decidir cuál adquirir.

  1. Asegurarse de que los productos se adapten a las necesidades

Cada producto debe evaluarse de manera individual. Para notar cambios, es necesario asegurarse que se está consumiendo de forma adecuada. Es decir, revisar cómo se prepara, las recomendaciones sobre la frecuencia de consumo, las sugerencias adicionales y, por último, las advertencias y contraindicaciones, en caso de que existan.

Es importante establecer lapsos para experimentar los beneficios que ofrece el alimento, de acuerdo con las necesidades y objetivos que se persiguen. “Por ejemplo, si se está tomando algo para aumentar la energía, los efectos aparecen casi al instante. Si lo que se busca es aumentar masa muscular, esto tomará más tiempo”, afirma el Dr. Gómez.

Un buen producto proporciona un nivel balanceado de macronutrientes (proteína, carbohidratos, grasas) y micronutrientes (vitaminas y minerales). Ingerir un poco de todo es la clave para una buena alimentación.

4.Conocer cómo llegaron allí

Cuando se trata de productos manufacturados, por ejemplo alimentos y bebidas envasadas, es necesario asegurarse de que la empresa que los produce y sus proveedores, desde los que proporcionan materia prima, hasta los que lo distribuyen, se adhieren a los estándares internacionales de calidad.

Ver un producto con un precio muy por debajo de los que se encuentran en el mercado, puede ser un signo de alarma importante. Cuando llegan artículos por canales no autorizados y se comercializan, la mayoría de las veces se convierten en un grave riesgo para la salud de las personas porque nadie puede asegurar que los contenidos no estén adulterados y que su control haya sido el adecuado durante el transporte. Adicionalmente, no es posible verificar que durante el trayecto hasta llegar a sus manos, no haya estado en contacto con sustancias tóxicas, temperaturas que degradan el producto y otras exposiciones peligrosas.

Indagar sobre los procesos de manufacturación, permite conocer las prácticas de seguridad de cada compañía, qué controles se realizan a los productos en cada fase para asegurar su calidad y si la tecnología de punta que utilizan cumple con los estándares globales”, comenta el Dr. Gómez

5.Compartir historias de éxito

Si se descubre un muy buen producto, compartir la experiencia puede ayudar a otros en la elección de alimentos de calidad. Si por el contrario, lo que se necesita es una recomendación, indagar con otras personas es una excelente opción.

La información nutricional de las etiquetas es importante, pero indagar de forma adicional sobre la empresa, su experiencia, la ciencia detrás del producto, el proceso y el perfil nutricional, permitirá tener un conocimiento integral de lo que se está consumiendo.

La comida es el resultado de la interacción entre el sabor, su preparación y los beneficios que tiene en nuestro organismo. “Es necesario ser conscientes de todo el proceso que hay detrás de un producto antes de llevarlo a la mesa, para asegurarnos de que efectivamente se trata de una opción de calidad” finaliza el Dr. Gómez.

 

5 consejos para escoger alimentos de calidad en el supermercado

Reparación de lavadoras en Bucaramanga