http://joanpa.com/news/2016/02/el-cesar-un-departamento-sediento

El Cesar, Un Departamento Sediento

EL SUR DEL DESDE CESAR-004/2016: EL CESAR, UN DEPARTAMENTO  SEDIENTO.

No podemos seguir lamentándonos por lo que parece ser la crisis más grande del siglo, la escasez de agua en nuestros país y de manera muy aguda en nuestro Departamento del Cesar, vemos como se mueren nuestros ganados y se secan los cultivos al ritmo que se secan las quebradas, los ríos, las lagunas,  los jagüeyes, las ciénagas y los simples bebederos, todo se le atribuye al fenómeno del Niño, al calentamiento global, al efecto invernadero, pero eludimos nuestra responsabilidad por la destrucción masiva de nuestros bosques, al fracking de las petroleras,  a la extracción de minerales de los ríos y minas, a la deforestación de las zonas de reserva forestal  de las fuentes de agua, a las grandes obras viales que destruyen en su paso reservas de bosques, eliminan la fauna y flora de manera inclemente basados en licencias ambientales otorgadas de forma provisional, las cuales muchas veces son negadas cuando ya se ha consumado los desastres ecológicos y el Gobierno como si no hubiera pasado nada viene a inaugurar con bombos y platillos las obras, sin importarles los clamores de la población afectada y la desertificación que dejan  a su paso.

En Aguachica y hasta en la región de Ocaña, esta última que nunca tuvo crisis del preciado líquido, hoy padece los rigores del racionamiento, sus fuentes son quebradas y ríos contaminados y malolientes, llenos de desechos industriales y animales muertos, un verdadero caos que parece no tener solución. En la primera de las ciudades nombradas, por carecer de políticas serias para afrontar el problema del agua, la cual nunca ha sido de buena calidad y cantidad, y, cuyas Administraciones han dejado mucho que desear de sus dirigentes, quienes como banderas de sus campañas políticas han puesto la solución de este gravísimo problema  como primordial en sus programas de Gobierno, pero siempre ha sido un evidente engaño caza-votos en donde los damnificados somos todos los habitantes de esta región y ciudad de Aguachica; en la actualidad la periodicidad del servicio es cada 10, 20, o más de 30 días, especialmente en las zonas periféricas, en los asentamientos humanos más deprimidos, sin  excluir de estas deficiencias la zona comercial, hotelera y turística, en donde gastamos de 50 a 100 mil pesos diarios en la compra del preciado e indispensable líquido, con evidente deterioro del menguado patrimonio de funcionamiento.

Al averiguar sobre las medidas contingentes para amortiguar el impacto de tan grave problema, las directivas de Empoaguachica nos responden que no las hay ni a corto ni largo plazo y que ellos suspendieron la venta de agua por orden de los organismos reguladores, es decir que no nos  dan esperanzas, por ahora… Quién podrá ayudarnos?.

JOSÉ NELSON RODRÍGUEZ MELO.

JOSÉ NELSON RODRÍGUEZ MELO.

JOSÉ NELSON RODRÍGUEZ MELO.

Reparación de lavadoras en Bucaramanga