http://joanpa.com/news/2014/04/las-falsas-y-la-verdadera-entrada-triunfal-de-jesukristo

Las falsas, y la verdadera entrada triunfal de jesukristo.

Algunos predicadores, y no son pocos, logran no solo una, sino muchas “entradas triunfales” de JesuKristo, en la vida de las personas; de modo especial, en los ignorantes, en los supersticiosos, en los que no saben sufrir, en aquellos a quienes desespera alguna enfermedad, algún tipo de contrariedad, en quienes ignoran o desprecian el valor redentor, purificador y sanador del sufrimiento, en los que creen en las falsas promesas de pare de sufrir, prosperidad para todos, supermercado de sanaciones, “de ninguna manera morirán… serán como dioses, conocedores del bien y del mal” (Génesis 3,4: Tentación satánica), en los que buscan a Dios para que nada les pase, para que les revele el número la suerte, en los que sueñan como Judas Iscariote, con reinos de este mundo, en los que padecen la maldita sed de riquezas materiales, en los que no creen que basta con el pan de cada día, y que el único buen socio para conseguir dinero es el diablo.

Estas “entradas triunfales” suceden de la noche a la mañana. Todo comienza, cuando algún pastor o cura extraterrestre, es exhibido, propiciando un ambiente de paroxismo histérico, creado por estruendosos y alienantes ritmos, cantos, ruidos, y expresiones vocales, capaces de hacer que se manifiesten, hechos traumáticos, reprimidos en el inconsciente de los asistentes.

Estas falsas “entradas triunfales”, aunque duran tres días, gustan mucho a las personas de “poca fe”, a quienes al ver que la tempestad amenaza, quieren caminar sobre las aguas, y terminan siendo, para estas personas un apetecido narcótico espiritual, una morfina para los incapaces de alcanzar la bienaventuranza de los que aun sufriendo, o muriendo, tiene la gracia y la bendición de ver a su lado, al único Dios que salva.

Las falsas “entradas triunfales”, de la noche a la mañana, desencantan de la mañana a la noche. Los que ven al sol, bailando alrededor de la Madre del triunfador, los que dicen haber descubierto un cielo raro, los que son incansables en repetir, y repetir, sus rosarios sin ave marías, pero con miles de aleluyas, gloria a Dios, amén, y amén, y amén, mil veces Jesús, terminan decepcionados, frustrados o simplemente atrapados psicológicamente, a punto de psiquiatra, con miles de diezmos pagados, con grandes siembras de billetes en los bolsillos de sus predicadores, y sin ver la prosperidad para todos, ni la Paz que a boca llena prometen.

Tremendo, tremendo, tremendo; y de esto sí que hay en el mundo de los falsos profetas, de los politiqueros sin tregua, de los comerciantes usureros, de los mafiosos que han convertido el futbol en religión, y de tanta gente que abusa, y abusa, y abusa, y no se cansa de abusar.

“Cuídense de los… que devoran las fortunas, (se hacen ricos) con pretexto de largas oraciones. (De acomodadas promesas, ¡digo yo!…) Ellos serán juzgados con mayor severidad” (Lucas 20,46-47).

Por ejemplo, en el asunto del futbol, están prometiendo que todo el mundo jugará; cuando la verdad es que pocos jugarán, mientras todo el mundo estará echando barriga, viendo televisión, gritando como locos en su manicomio, y participando en peligrosos desfiles de borrachos. Están invitando abusivamente a decir, y a decir, “yo creo”, yo creo que Colombia ganará el mundial, cuando lo seguro y cierto es que perderá como siempre. Y así, en la política, en los negocios, en nuestras relaciones, en todo… se abusa, se abusa, se abusa con hossanas, aleluyas y falsas promesas.

La multitud que asistió a la entrada triunfal de JesuKristo en Jerusalén se dejó manipular, y le dio el voto al barrabás asesino, y de este modo el apoyo a los que son capaces de planear o permitir con su silencio, la muerte del inocente que encarna la Verdad, la Justicia y la Salvación.

El gran secreto de la Vida en Pax está en el CONOCIMIENTO DE DIOS (Isaías 11,9-10). “Nadie hará daño, nadie hará mal… porque la tierra estará llena de conocimiento del Yahvéh, como cubren las aguas el mar”. Por tanto, la gran falla está en LA IGNORANCIA DE DIOS y en la idolatría del dinero (Mateo 6,24), “porque la raíz de todos los males es el afán de dinero” (San Pablo a Timoteo, 1 carta 6,10).

Así, entonces, si de verdad queremos, apoyamos e impulsamos la entrada triunfal de JesuKristo en la Vida de los seres humanos, comenzando por la Vida propia, y la de nuestros cercanos, luchemos sin violencia, con verdadero Amor de Caridad, con el testimonio de la propia vida, y con la vida de las propias palabras, para que la Santa Palabra de Dios se adueñe de los pensamientos, palabras y acciones de los seres humanos.

Si de verdad queremos, apoyamos e impulsamos la entrada triunfal de JesuKristo en la Vida de los seres humanos, comenzando por la Vida propia, y la de nuestros cercanos, luchemos sin violencia, con verdadero Amor de Caridad, con el testimonio de la propia vida, y con la vida de las propias palabras, para que la Santa Palabra de Dios se haga carne, se encarne, en nuestra carne, y habite en nuestro Espíritu, llenando de Espíritu Santo, nuestra rebelde condición humanidad, hasta convertir nuestra natural humanidad en la más sobrenatural Humildad.

Si de verdad queremos, apoyamos e impulsamos la entrada triunfal de JesuKristo en la Vida de los seres humanos, organicémonos en Fraternidades de Discípulos Misioneros del Evangelio, para tener tiempo, gran disponibilidad y creatividad en el Espíritu Santo, para llegar de manera permanente, a todos los grupos humanos, de modo especial a los niños, a los jóvenes, a las familias, a los enfermos, a los sufren de alguna manera o experimentan soledad.

Isaías 50,4 y siguientes: Se nos dará una lengua de Discípulos Misioneros para hacer saber al cansado una palabra alentadora. Mañana tras mañana seremos despertados al oído, para que escuchemos como discípulos Misioneros, el Señor mismo nos abrirá el oído. No podremos resistirnos, ni echarnos atrás, menos en el sufrimiento… el Señor nos ayudará… Esta es la fe del Siervo de Yahvéh, tercer canto. Isaías lo refiere al Mesías, y nosotros sabemos que el Mesías nos envía como el Padre de la Vida lo envió a él (Juan 20,21).

La verdadera entrada triunfal de nuestro Señor JesuKristo debe darse es en la vida de cada ser humano, en la vida de cada uno de nosotros, varones y mujeres, niños, jóvenes y personas en edad de madurez.

La verdadera entrada triunfal de nuestro Señor JesuKristo debe darse, de modo que JesuKristo viva y reine en nosotros, en alegría y en dolor, en salud y en la enfermedad, con dinero, y sin dinero, de día y de noche, en todo lugar, y circunstancia.

Conviene, entonces, continuar nuestra meditación, sobre la manera dolorosa y santa, como nuestro Señor JesuKristo entró triunfalmente, en la historia de la humanidad, pues no de otra manera, podremos nosotros, querer, apoyar e impulsar la entrada triunfal de JesuKristo en nuestra propia vida, y en la Vida de los seres humanos, nuestros hermanos.

Nunca vayamos a olvidar que siguiendo los pasos del Hijo, está la Santa Madre; y el Buen Hijo, nunca aparta de su lado a su Santa Madre. Incluso, el Buen Hijo siempre se gloría de compartir su Santa Madre, como Madre espiritual de todos sus amigos. Por lo que es imposible una verdadera entrada triunfal del Hijo, con desprecios o ignorancia de su Santa Madre. La entrada triunfal del Hijo es la entrada triunfal de la Madre. Un culto de adoración al Hijo, sin rendir culto de veneración a la Madre, es desagradable al Padre, y nunca podrá manifestar el Espíritu Santo que brota como de un manantial, del costado abierto del Hijo.

Arrodillémonos, al lado de nuestra Santa Madre, la Madre del Enmmanuel, la Madre de Dios con nosotros, para que nuestro hermano JesuKristo entre triunfante, en su única y verdadera Iglesia, la Iglesia que Ora con María Santísima, y la recibe como Madre; arrodillémonos, al lado de ella, porque no somos una Iglesia de huérfanos de madre, arrodillémonos como discípulos amados de JesuKristo, arrodillémonos siempre cerca de María Santísima para confesar que “Cristo Jesús es Señor, para gloria de Dios Padre” (Filipenses 2,10-11).

Jesucristo

error: ¡El contenido está protegido!
Reparación de lavadoras en Bucaramanga