¡MEJOR UN ZOOLÓGICO EN LA DEMOCRACIA QUE EN LA SELVA.…!

http://joanpa.com/news/2014/01/mejor-un-zoologico-en-la-democracia-que-en-la-selva
ALFONSO SUAREZ ARIAS

ALFONSO SUAREZ ARIAS

                                   Para solaz y reflexión, se  relata un cuento fantasioso en una hipotética selva colectivizada, el realismo es  simple coincidencia.

                        Utilizando artimañas hipócritas y traicioneras que aplastaron los objetivos de su antecesor, la arrogante Mula, por dos temporadas con el poder, la Hiena invitó a su equipo y feudatarios al palacete, para festejar su legislatura e insistir en su repetición como autoridad de esa selva atiborrada por Barreras y memorias olvidadas.

                                Los protocolarios Saurios, prodigaron a manteles, exquisiteces para los enredadores carnívoros: impasibles Cebras vivas, culpables Vacas muertas, un insurrecto y soberbio Potro, despeñado en el basurero que repone pateando, tragantona y hartura de bultos de papa y café, para tumultuosos herbívoros.

                       Un amaestrado elenco de Felinos y Gacelas coreografiaban canciones del Cacique, interpretadas por silvestres Micos jaraneros, mientras el carrusel guiado por Ñu,les repartía tesoros desde una oscura Morera roja, al Tapir, Hipopótamos y a unos zánganos avispones consejeros.

                            Coincidieron dos funcionarios que se fiscalizaban de reojo, el  Pato: alejado procurador y el Tigre: alegre acusador, ingresó la salamandra, rica y controladora, los cínicos Buitres: negociantes de la salud, indiferentes Rumiantes, uniformados cerdos mandamases, la Gaviota canciller, el ecónomo; una pálida Iguana timorata de los Perros salvajes y el nada bueno, Gallinazo panzón: ministro de armas.

                        La Hiena, guiñó que no ofrecieran regalías, sino apoyo para reelegirse como paladín y máximo caudillo. A espaldas: un solapado Elefante, un Delfín patrañero y un Gavilán futurista, lanzaban pasquines negros, Luciérnagas rebullían alejadas, previniendo el escupitajo de Sapos altaneros que reclamaban, porque bailando son cubano y uno  que era cantante, no les reivindicaron para distraer a la plebe.

                            El honorable asambleísta Burro, recitó fábulas triviales, para las Aves eran  leyes protectoras del ecosistema, pero la risotada de  Zarigüeyas y Ratas, les hizo ver una ley contra borrachinas Salamanquejas e impetuosas Tortugas amigas del Pato.

                         En el ágape, propasado con pociones energéticas, el Pato impuso una expulsión y el Tigre medio ebrio la impugnó, la Hiena reconvino al Pato su procacidad y declaró que lo esclarecería en el tiempo, el ministro de cuevas y madrigueras, enclenque Jabalí con sonrisa de oreja a colmillo, asignó gratis de parte de su jefe, covachas para Culebras y Zorrillos rechazados.

                                      La Hiena, estrechó una extranjera Víbora  tragavenado de terciopelo coronada de boina roja, de una dijo: seria su nuevo mejor peluchis, la Iguana dimitió, para permitirle que designara ministro de finanzas a Simio el bobito, un primate que autografiaba sin leer y destacó que: por su conocida ineptidud sería importante para su gestión.

                            El Gallinazo panzón exhibió dos cabezas de León, abatidos por traviesos, la Hiena chorreaba las babas, y reveló que le placía tacar Burro, comer León y tragar entero algunos Sapos, solo que éstos se guarecían en una charca-isla paradisiaca y en el lodazal vecino.

                                Un Lobo huraño, embajador de los gremios y usureros lució trofeos arrebatados sin Piedad a una criatura con ojos vendados, la Hiena husmeó por detrás a un crío de la Mula con Percherón, con la mala fortuna que el rocín la coceó como un Roble,doblegando mandíbula, capacidad y aptitudes, así que el Lobo marrullero se hizo al mando, alentado por Insectos, Batracios y Rumiantes, supo aprovechar lo que la Hiena estaba acopiando en medio de tremenda confusión.

La zambra no terminó bien y la moraleja es, que los animales deben elegir participativa y sabiamente los directores de convites y reuniones promeseras, pero nunca religarse con tiranos o arbitrarios, que bien podrían dar al traste una buena parranda.

 Zoologico

error: ¡El contenido está protegido!
Reparación de lavadoras en Bucaramanga