http://joanpa.com/news/2014/01/hiroo-oneda-y-la-practica-politica-actual

Hiroo Oneda Y La Práctica Política Actual

Murió el último soldado nipón de la Segunda Guerra Mundial. Que haya muerto no es la noticia; es la ley natural de todo ser viviente. Es noticia que su actuar siempre fue coherente con sus principios. Por muy solo que estuvo durante casi medio siglo, nunca renunció a ellos so pretexto de sobrevivir. No acomodó los principios a las circunstancias, sino que puso las circunstancias a favor de los principios. No quiso ser “políticamente correcto” como se dice hoy de aquellos que son como una veleta buscando el viento que mejor los refresque.

Hiroo Onoda, de 22 años, fue enviado en 1944 como oficial de inteligencia a la isla filipina de Lubang, debía sobrevivir de manera independiente hasta que recibiera nuevas órdenes. Tras la rendición de Japón en 1945, Onoda siguió luchando durante 30 años más por su país en la jungla, convencido de que la guerra seguía. En 1974 apareció, luego que por diferentes medios fue convencido de que Japón había perdido la guerra que libraba en contra de la civilización. Cuando lo encontraron, tenía organizada una guerrilla contra las tropas estadounidenses. Su antiguo comandante en persona tuvo que ir a convencerlo de que pusiera punto final a su guerra personal.

El último soldado del emperador nipón luchó por una causa que aún hoy causa vergüenza; pero estaba convencido de ella y fue coherente en sus actuaciones con dichos principios. Vergonzoso que los tuviera, pero loable que haya sido consecuente con ellos.

Emiliano Zapata, decía que moriría siendo esclavo de los principios. Onoda y Zapata, desde orillas opuestas, conocían ciertas verdades y se comportaban no sólo coherentemente con ellas, sino inspirados en ellas. Las consecuencias que sacaban de dicho actuar no eran consecuencias cualesquiera sino consecuencias últimas. Es decir, si se comienza con un principio y se sacan conclusiones, pero se queda uno en la mitad del discurso de la razón, no se es hombre de principios. Hombres como Newton y Einstein, por ejemplo, quienes a pesar de profesar cultos religiosos no se dejaron paralizar por ellos y prosiguieron con la búsqueda de las leyes de la naturaleza, fieles a sus principios científicos.

No es el actuar de “muchos políticos”, quienes hablan de principios como si estos fueran una nube dorada, ajenos a la existencia terrena, donde los principios parecen ser un frecuente estorbo para alcanzar los objetivos que se propusieron. Políticos de principios son, por ejemplo, Rafael Escalona Tovar, candidato a la Cámara por el Cesar. ¿Quién no sabe cuál va a ser su posición de respaldo a los afectados por una actuación gubernamental que atente contra los trabajadores y la población en general?

PRIMERRECREO: Quienes conocieron a Álvaro Leal Sanjuán saben que uno con él podía pasar horas enteras hablando de todo. Y de todos, también. Se fue un buen amigo.

SEGUNDORECREO: Ya es hora de que los candidatos a las alcaldías dejen de promover asentamientos ilegales en vísperas de elecciones con la finalidad de canalizar los votos de sus gentes; gentes que luego son abandonadas a su suerte.

CACHADERA DECLASE: De los candidatos de Aguachica para la Cámara de Representantes, veo al profesor Rafael Escalona con una opción Clara de conseguir la curul. Hace dupla con Jorge Enrique Robledo, que no hay que decirlo, es un excelente senador. Los demás amigos que aspiran, lo hacen tal vez para ambientar una posible candidatura a la alcaldía o para ayudar a conseguir el umbral del partido que los incluyó en el tarjetón.

Oscar Hernán Pallares Ropero

Oscar Hernán Pallares Ropero

error: ¡El contenido está protegido!
Reparación de lavadoras en Bucaramanga