http://joanpa.com/news/2011/03/embargan-bienes-de-los-nule-por-300-mil-millones

Embargan bienes de los Nule por $300 mil millones

Por: Elespectador.com
Es la primera decisión de embargo ordenada por la justicia colombiana.

Un juez ordenó embargar cuatro cuentas bancarias y nueve inmuebles, en propiedad de los primos Nule, luego de que así lo solicitara la contralora general de la República, Sandra Morelli, quien ya había considerado que estaba en riesgo el patrimonio de los colombianos tras la quiebra del Grupo Nule.

De acuerdo con información dada a conocer porCaracol Radio, una providencia del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, del nueve de marzo de 2011, firmada por el magistrado Freddy Ibarra Martínez, ordena el embargo de cuatro cuentas de Guido, Manuel y Miguel Nule y de nueve inmuebles de Manuel y Miguel Nule, como decisión judicial frente a un recurso de reposición interpuesto por la Contraloría general de la República a una acción popular en la que el mismo tribunal había negado las medidas cautelares de embargo al grupo Nule el pasado 13 de diciembre de 2010

Se decretaron las medidas cautelares de embargo hasta en un monto total de 300 mil millones de pesos, valor estimado por la Contraloría del posible detrimento patrimonial del grupo Nule al erario.

En esta decisión, les embargan a Guido Nule Mariño, la cuenta No. 14587 conjunta del Banco de Bogotá, sucursal Las Aguas; a Manuel Francisco Nule Velilla, la cuenta corriente individual No. 011563 de Colpatria; a Miguel Nule, la cuenta 0095383, también de Colpatria, así como la 039392 del BBVA, además de inmuebles.

La del Grupo Nule fue catalogada por el propio superintendente de Sociedades, Luis Guillermo Vélez, como “la quiebra corporativa más grande de la historia de Colombia”. 

En la Procuraduría, por ahora, las pesquisas buscan determinar las irregularidades de las relaciones entre el Grupo Nule y el Distrito. Ya fueron destituidos el contralor distrital, Miguel Ángel Moralesrussi, el excongresista Germán Olano por un inusitado incremento patrimonial en sus ingresos. 

Por su parte, la Corte Suprema también está averiguando. Y lo hace porque tiene indagaciones contra el excongresista Germán Olano y el senador Iván Moreno, por presunto cobro de comisiones por concesión de contratos. 

Pero definitivamente los organismos que ya trascendieron el capítulo Nule-Distrito son la Contraloría y la Superintendencia de Sociedades. En el primer caso, la contralora Sandra Morelli ya ha advertido que se requiere levantar el velo corporativo del cuestionado grupo empresarial y descubrir la reserva bancaria. El propósito es detectar de qué manera venían trabajando las sociedades del grupo y cómo estaban manejando sus negocios ante el sector oficial.

La contralora Morelli ha dicho que ya están en trámite 22 actuaciones contra los Nule y sus colaboradores. 

En cuanto a la Superintendencia de Sociedades, ya existe abundante información. De hecho, el propio superintendente Luis Guillermo Vélez ha dicho que los problemas de insolvencia de los Nule no fueron causados por los líos de la calle 26 en Bogotá, sino que ya habían entrado en problemas desde 2008 y buscaban afanosamente recursos extra bancarios. Por lo pronto, avanza la liquidación de ocho de las empresas del Grupo Nule.

Y mientras las autoridades administrativas y judiciales avanzan en sus pesquisas, siguen apareciendo sorpresas. En varios informes de su Unidad Investigativa, el Canal Caracol ha evidenciado algunas. En primer término, cómo hoy las liquidadas empresas del Grupo Nule tienen 349 acreedores con una suma que puede llegar al billón de pesos. Tan sólo en un caso hay 18 personas que le dieron poder al abogado Andrés Aranguren y reclaman $1.400 millones.

El abogado admitió que como los Nule gozaban de mucho prestigio le prestaron dinero respaldados en simples pagarés. Con un detalle: un espacio vacío donde debía aparecer el interés a pagar. En opinión del experto en derecho bancario Darío Laguado, esta circunstancia podría derivar en una posible captación masiva e ilegal y, en cualquier caso, demuestra el desespero que tenía el Grupo Nule por conseguir dinero antes de que estallara el escándalo de la calle 26 en Bogotá.

Lo cierto es que los remanentes de la liquidación de las empresas no van a alcanzar para pagar estas deudas. Entre los acreedores figuran el exsenador Joselito Guerra de la Espriella, la oficina de abogados del vicepresidente Humberto de la Calle y la consultora de comunicaciones Dattis, de los periodistas Mauricio y Darío Vargas. Acreedores que tienen otro problema para recuperar sus dineros: la contabilidad de las empresas del Grupo Nule fue prácticamente inexistente.

Pero no es el único hallazgo. El Canal Caracol informó además que varias empresas de los Nule se quedaron con dinero de los contribuyentes y ya existen nueve denuncias penales de la DIAN. Según el experto en derecho tributario, Wilson Ramos, podría configurarse un delito porque se trata de dineros por recaudación de impuestos. Tan sólo a dos de las empresas del Grupo Nule la DIAN reclama más de $25.000 millones.

Además, los Nule tienen deudas desde hace más de diez años por IVA, retención en la fuente e impuesto al patrimonio. Para recuperar el dinero, el organismo oficial ya acudió a procesos de cobro coactivo y a embargos. Lo paradójico es que a pesar de las crecientes deudas a través de los años, apenas en marzo de 2010 se interpuso la primera denuncia. Hoy, con el escándalo creciendo, los Nule tienen otro dolor de cabeza por esta vía.

Así las cosas, el caso Nule, que ocupará la atención de las autoridades judiciales durante buen tiempo, apenas comienza. El capítulo Bogotá es el primer paso, pero queda por aclarar cómo se convirtieron en zares de obras de acueducto; de qué manera ingresaron a empresas de servicios públicos; cuál fue su estrategia para ganar obras de infraestructura del tamaño de la autopista Bogotá-Girardot; y quiénes fueron sus socios hasta convertirlos, en pocos años, en los empresarios de moda en Colombia.

Lo demás se mide en dos peculiares declaraciones de los Nule, ahora que están en el ojo del huracán. Primera, el comentario de Miguel Nule cuando advirtió que “la corrupción en Colombia, como en cualquier país del mundo, es inherente a la naturaleza humana”. Y la segunda opinión, del mismo personaje, quien comentó por estos días en Miami que su situación económica es precaria, que está viviendo de su mujer y que sus únicos ingresos ahora que está en bancarrota provienen de una asesoría empresarial que está adelantando en Estados Unidos.

Tags:
error: ¡El contenido está protegido!
Reparación de lavadoras en Bucaramanga