http://joanpa.com/news/2010/12/tras-los-casos-wikileaks-y-google-pronostican-ciberguerrillas-para-2011

Tras los casos Wikileaks y Google, pronostican ciberguerrillas para 2011

Los hackers realizan ataques movidos por razones ideológicas, y ya hay verdaderas causas vinculadas a la defensa de la libertad de expresión, la difusión de determinados pensamientos y el bloqueo a sitios emblemáticos
ALEJANDRA BERESOVSKY

En 2010, hubo dos hitos del mundo tecnológico que cambiaron la percepción sobre la actividad de los denominados hackers. Los ataques a Google en China y la reacción de los usuarios de Wikileaks, que apuntaron a sitios como PayPal, que habrían dejado de percibir los aportes de los lectores de la página que publicó las filtraciones de datos de inteligencia a pedido del Gobierno estadounidense, demostraron algo. La inseguridad informática ya no está tan vinculada a desafíos deportivos, sino a causas ideológicas y además se organizan en comunidad. “En las ciberguerras, al igual que ocurre en las guerras del mundo real, no hay bandos con uniforme, en el que se puede distinguir a los diferentes combatientes”, se desprende de un trabajo de proyecciones para el año que viene de la empresa de seguridad informática Panda Security. “Hablamos de lucha de guerrillas, donde no se sabe quién es el que ataca, ni desde dónde lo hace, lo único que puede tratar de deducirse es el fin que persigue”, completa.

Para Maximiliano Cittadini, especialista en servicios de Trend Argentina, este activismo en la red no es algo nuevo. “Sucede hace por lo menos cuatro años, pero cobró visibilidad por lo sucedido con Wikileaks”, afirmó. Dijo también que en la Argentina “no estamos exentos a esos ataques, pero generalmente están relacionados con restricciones a la libertad de expresión, ya que se vinculan a la ideología de la libertad y aquí todavía no tenemos problemas de censura en Internet”.

Gonzalo Erroz, director Regional de Consumo de Symantec, habla sobre lo que la empresa denomina “activismo en la era digital” y considera que la palabra “guerra” no es aplicable a lo que está sucediendo. “Mucho se habló las últimas semanas sobre la ‘ciberguerra’ desatada por Wikileaks y el consecuente escándalo diplomático generado a nivel mundial”, recordó. Dice que aún no se ha llegado a ese estado. “Para esto haría falta un ataque estratégico y sistemático a las infraestructuras básicas, cosa que no ha sucedido”, aclaró el ejecutivo de la creadora del antivirus Norton.

En tanto, Marcelo Pizani, gerente de Ventas y Productos de Panda, consideró que lo que hay son “pequeños grupos anónimos, que se unen por pensamiento e ideología”.

Pero, además, buscan adherentes en forma activa y hacen que cualquier persona –aun los menos entrenados– puedan atacar a una página. A través de herramientas que cuelgan en la red y que son muy fáciles de descargar.

“El grupo de hacking Anonymous distribuyó las siguientes herramientas Low Orbit Ion Cannon y High Orbit Ion Cannon. Generan conexiones especialmente diseñadas para que el servidor Web se mantenga siempre ‘ocupado’ y no pueda atender las conexiones legítimas de un usuario legítimo”, describe Cittadini.

De esta manera, lo que los usuarios perciben es una caída del servidor web. “Anonymous había realizado la denominada Operación Payback, atacando a organismos que pretenden acabar con la piratería en Internet primero, y apoyando a Julian Assange, autor de Wikileaks, después”, informó Panda Security.

El grupo Anonymous también había lanzado en octubre ataques a escala mundial contra entidades que protegen los derechos de autor de las reproducciones no autorizadas. En las últimas horas, han lanzado un manifiesto que defiende a Julian Assange, autor de Wikileaks –acusado de delitos vinculados con el abuso sexual en coincidencia con la publicación de datos de inteligencia recolectados por embajadas–. De acuerdo a lo informado por PandaLabs, en el texto afirman no tener ninguna relación con el sitio web ni su autor, pero lo apoyan porque ambos “defienden los mismos principios: la transparencia y la anti-censura”. Una de las acciones concretas del grupo había sido interrumpir más de ocho horas el sitio de sistema de pago por Internet PayPal y su blog. PayPal recibía donaciones de los usuarios de Wikileaks, una de las formas en las que se sostenía el medio.

A nivel local, aunque no se conocen limitaciones a la libertad de expresión en la red, la presencia en la red de redes de entidades antipáticas, como algunas instituciones financieras, son las más vulnerables a cibergolpes organizados.

 Por cronista.com

error: ¡El contenido está protegido!
Reparación de lavadoras en Bucaramanga