http://joanpa.com/news/2010/12/los-celos-politicos-y-las-malas-relaciones-intergubernamentales-estan-acabando-con-aguachica

LOS CELOS POLÍTICOS Y LAS MALAS RELACIONES INTERGUBERNAMENTALES ESTÁN ACABANDO CON AGUACHICA.

Los celos políticos y las malas relaciones intergubernamentales están acabando con aguachica. Así se desprende de la opinión de los aguachiquenses que evidenciaron el foro de celebración de los 40 años de coalcesar, cuando al momento de hacer reconocimientos a la cooperativa Coalcesar, el gobernador y el alcalde mostraron que están distanciados y enfatizan interacciones regulares e informales de funcionarios públicos departamentales y locales.

 La esencia del concepto entregado por los Aguachiquenses presentes en el evento y que escucharon del ex vice ministro y gerente actual de Coalcesar, Mario Rodríguez Rico, entendieron que claramente lo que estaba pasando en el auditorio, ya que las expresiones como “no me busquen para dividir, llámenme para sumar al progreso de aguachica”  es de naturaleza política pero al mismo tiempo tiene un sentido material en el conjunto de las funciones y servicios de situación administrativa.

Dijeron los aguachiquenses testigos que, Las relaciones intergubernamentales requieren de un campo propicio para desarrollarse, es decir, de estabilidad social y liderazgo nacional, de política de consensos y no de pugna, de no ser así lo que puede avizorase, en el mediano plazo es el acabose de un pueblo. Y de ahí lo que resulte.

 Las Relaciones intergubernamentales que se evidencian en aguachica se ven seriamente amenazadas por la pluralidad política, y la pugnacidad de los actores políticos que hasta ahora, no se ve cómo puedan llegar a acuerdos y consensos en torno a un proyecto de Región y departamento. Queda claro que si las Relaciones intergubernamentales no se desarrollan mediante procesos políticos y en un ambiente de cambio y consensos entre políticos y funcionarios de distintos órdenes de gobierno, no existe la posibilidad de generar política pública alguna que beneficie a Aguachica como segunda ciudad del Cesar y no como una ciudad de segunda.

Mientras tanto, la comunidad aguachiquense tendrá que seguir observado como las relaciones entre alcalde y gobernador no han dejado nada productivo ni mucho menos beneficios a la comunidad, que ahora a las puertas de iniciar un nuevo debate electoral entra en razón y debe decidir por quienes verdaderamente deben conducir hacia el progreso.

Reparación de lavadoras en Bucaramanga